Gilmar cumple 35 años

Gilmar

Gilmar, la inmobiliaria líder en el sector que opera en Madrid, Costa del Sol, Sevilla y Cádiz, cumple 35 años, con previsiones a inaugurar dos nuevas sedes el próximo verano en Málaga capital y Las Palmas de Gran Canaria.

Esta inmobiliaria nacía en mayo de 1983, y gracias a su orientación comercial, el estudio del mercado, la adaptación de la oferta a las necesidades de los clientes, así como el asesoramiento jurídico, fiscal y técnico, Gilmar ha conseguido revolucionar el ámbito de la comercialización de inmuebles en nuestro país y capear el temporal de la crisis que, con especial virulencia, ha afectado al sector inmobiliario.

Gilmar no sólo no cerró oficinas durante este periodo, sino que puso sobre la mesa un plan de expansión que le ha llevado a abrir nuevas oficinas, como la de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en 2014.

Jesús Gil Marín y Manuel Marrón fundaron Gilmar hace tres décadas. En una entrevista al diario La Razón, Gil Marín recuerda cómo ha cambiado el mercado en este tiempo y como Gilmar ha sabido adaptarse a los cambios: “El mercado inmobiliario ha cambiado a mejor. La profesionalidad se ha incrementado de forma notable y hoy las personas que se dedican a nuestro sector tienen un nivel de formación muy superior al de hace un tiempo. Trabajar hoy en esta área es un reconocimiento implícito. Además del perfil de los comerciales, el producto en sí, es decir, la calidad de la vivienda, ha mejorado de forma ostensible”.

Gilmar no solo tiene prevista su expansión nacional, sino que también ha incrementado las colaboraciones con las inmobiliarias de referencia de distintos países. «La crisis ha supuesto para nosotros una oportunidad para crecer y consolidarnos. Hemos arriesgado en algún momento más de lo que hubiese sido deseable, pero, gracias a Dios, hemos conseguido una feliz recompensa. Somos de las pocas empresas que han seguido abriendo nuevas oficinas en los años de crisis. Creo que tiene mucho que ver la marca. Los clientes confían en nosotros. Llevamos 35 años demostrando que vamos en serio, que no somos oportunistas. Hemos ayudado a miles de personas a ser felices, dedicando su tiempo a lo importante mientras nosotros solucionamos o evitamos los problemas y papeleos asociados a la compraventa», explica el fundador de Gilmar.

Pero Gilmar no sólo vende viviendas, también dispone de promociones de obra nueva; locales comerciales e inversiones (retail, oficinas, family office…), fincas rústicas, alquileres (vivienda, locales, oficinas), un servicio de asesoría hipotecaria gratuito, consultoría para inversores y departamento de posventa (alarmas, paisajismo, mudanzas, reformas…). Todo orientado a que su cliente dedique su tiempo a lo importante: disfrutar de la alegría de adquirir una nueva vivienda, de vender la suya, o de obtener rentabilidades para su dinero que no se pueden encontrar en cualquier otro producto de inversión o financiero.