Hotel para insectos en el Jardín Botánico

Hotel para insectos en el Jardín Botánico

La polinización es un asunto importante que debemos tomarnos en serio. La gran mortalidad por la que atraviesan las abejas en las últimas décadas es un problema que requiere atención inmediata. Es necesario que la población se sensibilice ante este reto que exige una solución a corto plazo.

Para colaborar en las campañas de concienciación y hacer su aportación a la causa por la polinización, el Real Jardín Botánico de Madrid ha creado un hotel para insectos, diversas estructuras en las que las especies polinizadoras pueden encontrar un lugar para anidar. Se trata, así, de que especies como las abejas, las tijeretas, las avispas o las crisopas puedan anidar y pasar este tiempo. De acuerdo con la responsable de este proyecto, Clara Vignolo, “tenemos que ayudar a las poblaciones de insectos a que nidifiquen en el Jardín”. Algunas de estas especies forman parte de la Lista Roja de Especies Amenazadas, como es el caso de la abeja silvestre, que realiza un papel protagonista en la polinización y en la conservación del equilibrio ecológico.

Los nidos artificiales instalados para los insectos polinizadores en el Jardín Botánico son resultado de la iniciativa SOS Polinizadores, un proyecto liderado por el Real Jardín Botánico y el CSIC con el apoyo de FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología). Estos nidos están fabricados con pajas, troncos, piñas, ramas, maderos, etc. y se han tenido en cuenta los patrones de nidificación usados por sus huéspedes.

Se espera, así mismo, que estos hoteles puedan servir como espacio de observación no solo para los científicos del Jardín Botánico, sino también para los visitantes. Al efecto, se han instalado tubos de ensayo en cada nido, de manera que se pueda ver desde fuera la actividad desarrollada en el interior por cada especie de insecto. Hay, pues, un interés también pedagógico en este proyecto.