Nueva iluminación en el Manzanares para potenciar el paisaje del río en su tramo urbano

madrid rio parque manzanares

El río Manzanares se iluminará a partir del año que viene mediante un proyecto piloto que va a ejecutar el Ayuntamiento de Madrid en 560 metros de un tramo aledaño a la presa 6, entre el puente Oblicuo y la pasarela de Andorra, en los distritos de Arganzuela y Latina. Esta actuación a desarrollar en Madrid Río dotará de alumbrado ornamental a este tramo para crear un ambiente que potencie su paisaje natural y sus pasarelas más allá de las horas diurnas. La obra civil comenzará a finales de junio, su plazo de ejecución es de ocho meses y cuenta con un presupuesto cercano a los 950.000 euros.

La luz proyectada desde los márgenes del cauce impulsará el atractivo del ámbito, poniendo en valor su arquitectura, su patrimonio verde y ofreciendo una experiencia nocturna amable y más segura a vecinos y visitantes. El proyecto se realizará de manera compatible con los criterios de naturalización del tramo urbano del Manzanares, sin reducir las zonas con especies vegetales consolidadas ni aquellas en las que existe un desarrollo incipiente de especies que, en los próximos años, se afianzarán.

En total se van a situar 61 proyectores, entre 57 focos a lo largo del tramo mencionado y cuatro proyectores con más potencia en la presa, para destacar la construcción central. La instalación es escalable para asumir ampliaciones futuras.

La presa número 6 cuenta con una pasarela que comunica ambas márgenes del río. Tiene un casetón central de instalaciones con un característico estilo herreriano rematado por un pináculo, una arquitectura muy representativa de la intervención que se hizo a mediados del siglo XX sobre el río, y que se repite en otras presas, y que gracias a la iluminación monumental verá resaltada su importancia.

Los focos serán eficientes energéticamente, ya que se ha optado por una solución basada en luminarias LED, permitiendo una regulación amplia con variación de niveles y una menor potencia. Esta tecnología facilitará adaptar la solución de alumbrado a escenarios específicos en fechas señaladas, con luminarias RGBW para variar las tonalidades, al incorporar diodos de color blanco (W), lo que supone una mejora frente a las RGB al alcanzar mayor espectro cromático dentro de la luz visible.