Una pintura para una nación. El fusilamiento de Torrijos en el Museo del Prado

Una pintura para una nación. El fusilamiento de Torrijos

‘El fusilamiento de Torrijos’ es una de esas pinturas que señalizan la historia de un país. Hay escenas que permanecen como retratos de la fisionomía de una nación. Este es el caso de la pintura que ahora expone de manera especial el Museo del Prado. En efecto, la pinacoteca inaugura una exposición que abre del 26 de marzo al 30 de junio y está dedicada al cuadro firmado por el pintor Antonio Gisbert.

El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga, obra del artista alcoyano Antonio Gisbert, es el protagonista de la exposición que el Museo del Prado le consagra. Esta pintura se enmarca en los últimos momentos de la pintura histórica en España y reúne, además de sus valores artísticos, un fuerte contenido social y político, ya que representa un alegato en favor de la libertad.

En su obra, Gisbert quiso utilizar un estilo naturalista para resaltar el dramatismo de un acontecimiento histórico nefasto para la historia de España: el fusilamiento del político liberal José María Torrijos y sus compañeros por encargo de Fernando VII. El gobierno de Práxedes Mateo Sagasta sufragó los gastos de la pintura, que se destinó al Museo del Prado desde 1888.

Antonio Gisbert, nacido en Alcoy en 1834 y muerto en 1901, es un pintor que se formó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y que completó sus estudios en Roma y París. Es uno de los pintores más reconocidos de la segunda mitad del siglo XIX en España. Además, trabajó como director del propio Museo del Prado desde 1868 hasta 1973.

La exposición incluye, además del cuadro original, dos bocetos preparatorios, algunas estampas y otros documentos referidos a la época. Se trata de una muestra visitable del 26 de marzo al 30 de junio en el Museo del Prado.