¿Si cambio de empresa de limpieza en Madrid, cambio también de empleados de limpieza?

empleados en empresas de limpieza en madrid

Es una situación bastante habitual: tengo una empresa de limpieza en Madrid que se encarga de limpiar mis oficinas, estoy descontento con el trabajo que realizan las personas que vienen a limpiar, y también con la propia empresa de limpieza, porque no hace nada para solucionar el problema.

En ese caso, la solución es cambiar de empresa de limpieza. Pero hay que tener en cuenta que esto no implica que las personas que vengan a limpiar sean otras (al menos, no necesariamente). ¿Por qué? Porque la normativa que regula a las empresas de limpieza establece la subrogación de personal.

La subrogación de personal significa que, si cambio de empresa de limpieza, los empleados de limpieza conservarán su puesto de trabajo, pasando a formar parte de la plantilla de la nueva empresa de limpieza. La subrogación se da en la mayoría de los casos, siendo normalmente la única excepción la renuncia del propio trabajador.

Por lo tanto, si queremos tener un buen servicio de limpieza (aún a sabiendas de que con toda probabilidad las personas que van a venir a limpiar van a ser las mismas) debemos buscar a una nueva empresa de limpieza que cumpla los siguientes requisitos:

  • Que supervise de forma efectiva a sus empleados. En muchas ocasiones, los malos resultados en el servicio de limpieza no son imputables a los empleados de limpieza, sino a una empresa que no supervisa a sus trabajadores. Es decir, se hace necesario una empresa que forme a los trabajadores, que se implique en su trabajo, los acompañe, motive, y consiga sacar lo mejor de ellos.
  • En caso de que la supervisión no sea suficiente (es decir, en caso de trabajadores especialmente conflictivos), necesitamos que nuestra nueva empresa de limpieza se comprometa a sustituir a esa persona por un nuevo empleado/a. Esto no significa ir en contra de la legislación ni de sus derechos como trabajador subrogado. La normativa permite acciones como el traslado a otro cliente, o incluso el despido del empleado/a, basado en el desempeño inadecuado de su trabajo.

En conclusión, debemos ser conscientes de la existencia de la subrogación, y de lo que implica (a grandes rasgos, que el cambio de empresa de limpieza no conlleva el cambio de empleados de limpieza). Pero debemos confiar en aquellas empresas de limpieza que nos garanticen que esos empleados van a desarrollar un servicio satisfactorio, o en su caso, la sustitución de los mismos.