Telefónica potencia el Big Data en los eSports

Telefónica, consciente de la importancia del Big Data y del auge de los eSports, ha comenzado a trabajar de manera conjunta con el equipo de eSports Movistar Riders con el fin de analizar cómo la preparación física y mental influye en el desempeño de los jugadores de los deportes electrónicos.

La compañía que preside  José María Álvarez-Pallete monitorizará así a los jugadores de Movistar Riders, para la cual ya se está desarrollando una herramienta de análisis que permita analizar el desempeño, al tiempo que proporcione datos para la toma de decisiones deportivas.

Por su parte, la unidad de negocio de Telefónica dedicada al Big Data, LUCA, se ha acercado al mundo de los eSports para proporcionar su expertise al club Movistar Riders y desarrollar un proyecto que tiene un doble objetivo.

El primero de ellos es analizar cómo la preparación física y mental influye en el desempeño de los jugadores de eSports. El segundo objetivo de LUCA de Telefónica en este proyecto es diseñar una herramienta de análisis que permita aprovechar todos los datos que se generan para extraer conclusiones que ayuden a la toma de decisiones deportivas.

Los datos obtenidos en la monitorización de los jugadores de Movistar Riders se incorporarán a la herramienta de análisis que LUCA de Telefónica ya está desarrollando, y en la que a partir de los registros de juego de los deportistas de eSports se puede ver el progreso de un jugador y compararlo con otros jugadores.

Concretamente Telefónica y LUCA monitorizarán el estado físico y mental de jugadores de League of Legends (LOL) del club a partir de dispositivos wearables con los que se quiere establecer patrones de influencia en el juego. Se medirá así la actividad física que realizan, los patrones de sueño y los niveles de concentración y estrés durante el juego.

De este modo Telefónica proporcionará nuevos datos al cuerpo técnico de Movistar Riders para poder tomar decisiones deportivas basadas en datos objetivos y trazables al tiempo que se demuestra la incidencia positiva de un estilo de vida saludable en la mejora del rendimiento.