Cómo preparar a los niños para su primera visita al dentista infantil

dentista infantil

Los niños deberían realizar su primera visita al dentista infantil cuando comienzan a aparecer sus primeros dientes y no más tarde de cumplir un año. Sin embargo, las clínicas dentales ven cómo muchos menores acuden a realizar su primera revisión a edades más avanzadas, debido al miedo que les genera esta situación, muchas veces reflejo de lo que les transmiten los propios adultos.

Los niños son capaces de absorber información de manera muy rápida, y la imagen que en ocasiones proyectan los adultos sobre acudir a una clínica dental puede afectarles creándoles miedos infundados. Por ello, es importante que los padres preparen a sus hijos y les ayuden para demostrarles que la primera visita a un dentista infantil puede ser una experiencia agradable y beneficiosa para ellos.

Ansiedad y miedo al acudir al dentista

Si un niño acude a su primera revisión dental con síntomas de ansiedad y miedo, probablemente recordará esa visita como una experiencia desagradable y se mostrará reticente a repetirla. Los padres, deben explicarles a sus hijos dónde van a ir y hacerles ver que el dentista infantil va a ayudarles y enseñarles a cuidar sus dientes y su higiene bucal.

Una vez allí, el odontopediatra se encargará de explicar con más detalles y mediante un lenguaje sencillo adaptado a la edad del menor en qué consiste la visita, por qué es importante y cómo va a beneficiar al pequeño. En ningún momento se debe engañar a los niños para acudir al dentista; esto solo provocará más ansiedad y miedo al entrar en la clínica.

Higiene dental infantil

Otro factor clave para conseguir que la primera visita al dentista sea agradable es inculcar desde una edad temprana unos buenos hábitos de higiene bucodental y que el pequeño los asocie como algo positivo y no como una obligación. Un niño que considera que lavarse los dientes es una imposición no tendrá la misma disposición para acudir al dentista que aquel que vea esa actividad como algo divertido y beneficioso.

Confiar en el odontopediatra

También es importante que, una vez en la clínica, los padres permitan a los odontopediatras realizar su trabajo sin interferir. Los dentistas infantiles en Madrid de la clínica InterOralia explican que es esencial confiar en la profesionalidad del odontopediatra y su trato con los pequeños, ya que muchos padres intervienen sin ser conscientes que los niños pueden ponerse más nerviosos si ven que están excesivamente pendientes de ellos.

Por otro lado, cabe destacar que si el niño visita a su dentista infantil desde el primer año de edad será mucho más fácil que cuando sea mayor acuda a la clínica dental sin ningún tipo de miedo o nerviosismo.